¿Es bueno que una niña sea modelo?

¿Es bueno que una niña sea modelo?

septiembre 19, 2019 0 Por Andreas

La profesión de modelo suele ser criticada en distintos estratos de la sociedad, así como en diversas culturas y religiones que no la apoyan por considerar que promueve la banalidad,  el materialismo y la importancia de la apariencia física por encima del conocimiento y los valores que debe tener un ser humano y en especial una mujer; los movimientos feministas también están en contra por exponer a las damas como un objeto sexual frente al mundo y no como seres capaces de cualquier otro oficio.

Más allá de todos los dogmas que se derivan de ser modelo o no, como padres, debemos apoyar a nuestros hijos y estar atentos a cuidarlos como siempre lo hemos hecho, si ya antes de nacer nos tomamos el tiempo de buscar el nombre perfecto para mi bebé, en esta etapa del modelaje debemos estar a su lado y pensar que ésta es una profesión que le enseñará cierto tipo de patrones que le ayudarán en distintos aspectos de la vida, entre ellas: compromiso, responsabilidad, seriedad, espontaneidad, amor propio, seguridad, entre otros.

Fortalecimiento de la personalidad e identidad

Este obviamente no es un trabajo que se hace solo pues como dicen muchos educadores, los valores se enseñan en la casa para que en el exterior estos se fortalezcan, así que es muy importante que a tu pequeña princesa le hayas indicado quien es en la vida como individuo, para que ésta tenga el conocimiento de como puede cambiar su mundo con pequeños actos. En este caso el modelaje ayuda a que las niñas seas seguras en su personalidad e identidad y esto va más allá de lo físico, sino lo espiritual y lo intelectual, ya que muchas organizaciones de este tipo promueven el lema de “belleza con propósito”.

La mujer como profesional

Sin importar la profesión que se ejerza en la vida, hay que dar un buen desempeño; en estas academias no solo les enseñan a modelar erguidas, buena dicción y “alta costura”, esto es un trabajo y se debe ser responsable con la presencia, la hora de llegada y seguir las pautas a cabalidad para no entorpecer la jornada de otras personas, esto les da disciplina y si empiezan a temprana edad la adaptación a la vida adulta no es tan difícil.

Compromiso y perseverancia

A la hora de seguir un sueño y en este caso establecerse como modelo y llegar a ser una “top model”, se debe tener compromiso para continuar este arduo y difícil camino que muchas veces luego de forjarse un gran presente al crecer nuestra hija podría separarse de nuestro lado por distintas razones logísticas como el presentarse en otros países, pero sobre todo la perseverancia podrá construir eso que deseas, dos valores que en definitiva están ligados a la obtención del éxito.

No es necesario seguir un estereotipo de belleza

Muchos de los padres dudan de iniciar a sus hijas en cursos de modelaje por pensar que someterán a sus pequeñas a dietas estrictas, pero lo cierto es que no todas las academias lo hacen y ya esto no está permitido por ser nocivo para la salud de las menores y no conforme, con las nuevas políticas existen muchos tipos de modelos y algunas se salen de los patrones a los que las personas están acostumbrados.

  • Alta Costura: 14 a 25 años, altas y por lo general delgadas al estilo de las misses.
  • Editoriales: Revistas, con estándares similares a las de Alta Costura.
  • Comerciales: En el área comercial estas varían según las exigencias y consideraciones ligadas a lo que se publicite.
  • Grandes tallas: Estas son mujeres grandes, lo que no es igual a mujeres gordas u con problemas de obesidad, sino aquellas que tienen un tipo de cuerpo más ancho de lo normal.
  • Glamour: Las modelos de este tipo están ligadas a la fotografía artística, el desnudo, lencería, trajes de baño y todo ligado a la sensualidad.
  • Partes del Cuerpo: Esto está relacionado hacia la publicidad de productos para cualquier tipo de cuerpo y no hay un estereotipo físico, ya que se puede ser de cualquier medida pero tener ojos, manos, pies, cabellos, labios o piernas perfectas para lo que se necesita en alguna campaña.

Los dogmas existen y son muchos en nuestras distintas sociedades, ya sea ideológica o religiosamente, en este caso el modelaje no es terrible, ya que le enseñará a tu hija valores y formas de ser que la ayudarán como mujer en el futuro y no siempre estará ligado a desnudar su cuerpo o matarse de hambre para encajar en un patrón, ya que existen diferentes áreas para desempeñarse y las cosas van a llegar hasta donde ella y nosotros en su crianza lo permitamos al buscar su carrera profesional.